Los Prisioneros.
Recuerdo cuando tuve en mis manos una
cinta con un par de canciones grabadas con
evidente falta de recursos tecnicos por un trio
originario de San Miguel, una de las áreas en
que se divide Santiago de Chile. Eran tiempos
en que este grupo de gladiadores del nuevo
rock urbano buscaba una oportunidad para dar
a conocer sus temas a traves de las ondas
radiales. Al devolverla al portador mi consejo
fue conseguir un estudio profesional. Al poco
tiempo el conjunto aparece con un álbum en
formato cassette producido por Carlos
Fonseca. Al lograr popularidad, gracias en
gran medida al resurgimiento del rock latino
en el cono sur de América, el sello EMI
reeditaba el álbum debut, promovido con un
disco sencillo (placa de vinilo de 45 rpm que
aún conservo) conteniendo los temas "La Voz
de Los 80" y "Paramar", a los que le seguirían
otros éxitos tales como "
Sexo" (video) y
"Nunca Quedas Mal Con Nadie".
Comenzaba una nueva etapa historicamente
cíclica, pero que esta vez lograria adquirir una
fuerza inusitada. Del subsuelo chileno salian a
la superficie bandas ávidas por lograr ser
parte de la nueva escena local, motivados por
el auge de grupos argentinos que lograban en
poco tiempo cautivar a multitudes que
anteponian su propia identidad por sobre las
tendencias foráneas, especialmente venidas
de Europa y Estados Unidos.
Los Prisioneros mismos reconocen no haber
tenido intenciones de convertirse en un
fenómeno. Con simpleza y sin el aporte de
tecnologia de vanguardia, seria el mensaje
transmitido en medio de un ambiente social
controvertido el que les permitiria fundar una
impresionante base de seguidores, logrando
trascender la cordillera de Los Andes e
incluso llegar a concentrarse en Los Angeles,
California, para producir "Corazones", uno de
sus discos más aclamados, del que no
podemos olvidar temas tales como "
Tren Al
Sur" (video), "Estrechez De Corazón" (video),
"Amiga Mía" y "
Maldito Sudaca" (video).
El grupo que decidiera despedirse de sus
fanáticos con un concierto en 1991, vuelve
una década después para reencontrarse con
quienes corearon por mucho tiempo sus
canciones. Tras la partida de Claudio Narea,
Sergio Badilla se une a Jorge González y
Miguel Tapia. El trío estrena el disco
"Manzana" el 24 de agosto del 2004. No es un
simple asunto de dinero. Es también el
sentimiento apasionado e intrigante por
descubrir la vigencia de un legado escrito en
una pagina todavia abierta en la historia del
rock latino. En 2014, luego del estreno de una
película sobre su historia, la televisión chilena
presenta la serie Sudamerican Rockers,
basada en las aventuras de sus integrantes.