La primera vez que me cautivaron fue al
escuchar "One". Desde sus armoniosos
acordes iniciales hasta su aplastante climax
no pude dejar de escucharla una y otra vez.
Fue definitivamente el tema que me llevó al
mundo de Metallica. Por supuesto lo siguiente
fue comprar el disco "...And Justice for All" en
septiembre de 1988 y hacer rodar el álbum
anterior, "Master of Puppets" que, vale decir,
fue el primer disco de platino alcanzado por la
banda. Los pude ver en vivo en el velódromo
del Estadio Nacional de Santiago de Chile, en
el que tocaron frente a ocho mil seguidores y
por segunda vez en la Arena de Miami, Florida,
frente a quince mil personas. Con la misma
demoledora fuerza el espectáculo se hizo
sentir de igual manera. La historia de
Metallica, como normalmente ocurre en los
comienzos de cualquier grupo de rock, no
estuvo privada de desilusiones e incluso
tragedia. Todo comienza cuando Lars Ulrich,
aun siendo adolescente, asiste a un concierto
de Deep Purple en su ciudad natal de
Copenhagen en 1973. El impacto fue tal que
su anhelo de convertirse en músico fue desde
ese entonces obsesivo. El traslado de su
familia desde Dinamarca a Estados Unidos en
1980, le permite integrarse a la realidad del
submundo musical californiano. Con su primer
set de bateria y gracias a un anuncio en el
"Recycler" buscando miembros para su
banda, crearia a uno de los conjuntos más
trascendentales en la historia del metal.
Aparecen en un disco por primera vez en
1982, como parte de "Metal Massacre I" y en
1983 graban su primer álbum "Kill 'Em All".
Pero la conquista del mundo no estaria
excenta de un gran tropiezo cuando el 27 de
septiembre de 1986 pierde la vida en un
tragico accidente Cliff Burton, en medio de
una exitosa gira por Europa. Aun con un nudo
en la garganta el grupo se veria obligado a
reclutar a un nuevo bajista. Llegaria entonces
Jason Newstead quien se uniria a Ulrich, Kirk
Hammett y James Hetfield. Con la partida de
Newsted en enero del 2001, Robert Trujillo se
une a la banda antes de comenzar a grabar
"St. Anger". En septiembre del 2008 el grupo
vuelve con "Death Magnetic" y en 2016 con
"Hardwired". Metallica definitivamente puede
hacer lo que quiera sin tener que demostrar
nada. Con una firme identidad y una base de
fanaticos incondicionales, el grupo se ha
convertido en una entidad capaz de
incursionar en los niveles mas distantes de su
propio estilo, no solamente interpretando
baladas como en el disco de 1991, sino que
convirtiendo sus temas en acordes sinfónicos,
como ha quedado demostrado en una de sus
producciones, sin restarle importancia a sus
verdaderas raíces.
Metallica.