The Ting Tings.
Katie y Jules trabajaron al margen de la
industria musical con su banda anterior y
volvieron a lo básico formando un dúo. Se
olvidaron de todo lo que habían creído y
comenzaron de nuevo. Después de haber
estado componiendo juntos durante
cuatro años, empezaron a influirse
mutuamente con sus herencias musicales
para dar forma a The Ting Tings. Katie
cambió las opiniones de Jules respecto al
pop clásico y él la educó en las múltiples
facetas del indie y en su manera de tocar
la guitarra. Encontramos energía a través
de un sonido que se convirtió en la
canción "Great DJ", dice Jules. Creamos
un loop y con eso despegamos. The Ting
Tings comenzaban a volar. Cuando la
parte creativa de las letras empezó a fluir,
introdujeron un set de percusiones y una
guitarra y salieron de gira, pasando un
largo tiempo en The Islington Mill, un
centro creativo de Salford, rodeados de
artistas. Fue allá donde The Ting Tings dió
su primer concierto. Al tercero, ya tenían
tras ellos a la industria de la que tan
alegremente habían escapado. La primera
canción que comenzó a escucharse fue
"That's Not My Name". La siguió "Fruit
Machine", que coincidió con cuatro
conciertos en Salford, Londres, Berlín y
Nueva York. Con un compromiso de
grabación apalabrado pero con el deseo
de mantener el espíritu inicial, The Ting
Tings exigió el control completo sobre
cómo y cuándo
hacer su lanzamiento y no
fue hasta marzo de 2008 con la canción
"Great DJ" (primer sencillo del álbum) que
Columbia editó su música. "We Started
Nothing" es un álbum vibrante, pop
intuitivo, mezcla de beat pop, pista de
baile y la particular voz de Katie que se
grabó en sólo seis semanas. En 2012 el
dúo regresa con
el album "Sounds From
Nowheresville". En esta oportunidad se
radicaron en París para componer el
álbum y a Berlín y Murcia para grabarlo.

Le sigue "Super Critical" en 2014 y
"Blacklight" en 2018.